Descubre cuál es el arquetipo de tu marca personal

Cuando conocemos a alguien, nunca nos quedamos indiferentes. En positivo o negativo, inevitablemente nos creamos una idea de cómo es esa persona, ¿a que sí? Pues con las marcas (ya sean corporativas o personales) pasa lo mismo.

Cuando entramos en contacto con una marca, a través de su forma de comunicar en las redes sociales o en su web, por su imaginario o por sus campañas, nos hacemos una idea de “cómo es”. Resulta inevitable.

Lo que en psicología se denomina personalidad, en branding se traduce como posicionamiento, que engloba (entre otros) la personalidad de la marca. Está claro que el posicionamiento de marca existe siempre, aunque la marca no lo trabaje de forma consciente.

Y ahora te estarás preguntando, ¿una marca personal necesita un posicionamiento estratégico?

Definitiva y rotundamente, . Existe el error (muy común) de pensar que como una marca personal gira en torno a la persona que la ostenta, no necesita estrategia, ya que su “éxito” va a depender del mayor o menor carisma del personaje. Pues siento decirte que NO. El carisma no es suficiente para definir un posicionamiento coherente y sostenible en el tiempo.

El trabajo de definición de marca personal es más complejo que el de una marca corporativa, ya que las características del propio “producto” (que es una persona y, por tanto, multidimensional), resultan más volátiles que las de un producto físico e incluso que las de un servicio intangible.

Pero tengo buenas noticias, te voy a enseñar cómo podemos minimizar los riesgos de distorsión de los atributos del “producto” (personaje) de manera que tú marca pueda generar una conexión emocional con tu público y tus atributos puedan estar presentes en todas las comunicaciones, formando parte de tu storytelling.

¿Cómo puedo reducir ese nivel de distorsión?

Te voy a desvelar un truquillo que llevo muchos años aplicando, y que forma parte de Brandkeeping, mi propia metodología para la creación de marca:

aplica la teoría de los arquetipos de Jung para crear tu posicionamiento de marca personal.

Nuestro famoso amigo Carl Jung, investigó los símbolos y mitos presentes en diferentes culturas, y estableció que existen 12 arquetipos de personalidad, una especie de moldes o patrones de conducta, que conforman maneras específicas de ser y que representan símbolos culturales e imágenes que están grabadas en el inconsciente colectivo y que trascienden nacionalidades, religiones y culturas.

Por ejemplo, si yo digo HÉROE, independientemente de que te lo hayas imaginado con capa y los calzoncillos por encima de los pantalones a lo Supermancon la camiseta hecha polvo a lo Bruce Willis en la Jungla de cristal, o con un traje metálico y lo último en tecnología a lo Iron Man, seguro que has conectado con la idea de alguien que antepone el bien colectivo al personal, y que vence su propio miedo para hacer lo que cree correcto.

Jung define los 12 arquetipos de personalidad como “una tendencia innata a generar imágenes con intensa carga emocional que expresan la primacía relacional de la vida humana”. Una especie de ADN de toda la humanidad que permanece sumergido en el inconsciente colectivo y que acaba definiendo los rasgos particulares de cada uno de nosotros.

Pues bien, descubrir qué arquetipo se parece más o encaja mejor con los valores y atributos de tu marca personal, te ayudará a:

  • Definir de forma específica tu posicionamiento de marca
  • Generar mensajes más claros y más coherentes con tu posicionamiento
  • Generar un mayor vínculo emocional con los públicos cercanos a ese arquetipo (y por extensión, a tu marca)
  • Te ahorrará mucho tiempo (y esfuerzo) en el proceso de construcción de tu marca.

Para Jung, los 12 arquetipos que existen son: El Inocente, El Hombre Corriente, El Héroe, El Cuidador, El Explorador, El Rebelde, El Amante, El Creador, El Bufón, El Mago, El Sabio y El Gobernante.

Aquí te dejo algunos ejemplos de marcas personales construidas alrededor de los arquetipos de Jung:

¿Cómo puedes aplicar estos arquetipos para la creación de tu marca personal?

Apóyate en los atributos y valores de estos 12 arquetipos. Esto te ahorrará gran parte del camino de construcción, porque los atributos de estos arquetipos ya están instaurados en el inconsciente colectivo y tus públicos los evocarán de forma casi automática.

Si ya has empezado a trabajar en tu marca personal, un ejercicio interesante para ti es analizar en qué arquetipo crees que encajas según tus valores y los mensajes que transmites. Porque nunca es tarde para aplicar la estrategia correcta a la construcción de tu marca.

¿Te ha gustado este artículo?


Déjame un comentario y compártelo con quién creas que le puede ser útil 🙂